Visita la Plaza Mayor de Ágreda

La acogedora Plaza Mayor, fácilmente localizable en el centro del casco histórico de la villa, ocupa un espacio que es lugar tradicional de encuentro y esparcimiento de los agredanos, el cuál le fue sustraído al cauce del río Queiles que discurre por debajo de ella, pues casi a mediados del siglo XVI (1531) al unificarse su casco urbano, se cubrió la rambla de su viejo cauce con un túnel, que todavía se puede ver, sobre el cual se instalaría el Palacio Municipal, construido en buena cantería y en estilo renacentista.

En la fachada principal del Palacio Municipal destacan sus seis ventanales en arcada doblada, a los que sustentan columnas jónicas sobre pedestales. En los dos ventanales del centro se instala el balcón consistorial. La puerta de ingreso se puede ver a un costado de esta fachada principal y se piensa que fue obra posterior, lo mismo que las dos puertas que hoy la acompañan, una de las cuales da acceso a la Oficina de Información turística de la villa. Termina de conformar este edificio consistorial, un buen porticado situado a su parte sur, construido con buenas columnas que sustentan arcos de ladrillo.

Ya dentro del edificio veremos un patio central de tres arcos, remontado en las esquinas con torretas de ladrillo. En la Sala de Juntas de este ayuntamiento de Ágreda, también se puede admirar un bello tríptico renacentista que perteneció a la capilla de la antigua cárcel del Palacio de los Castejones, donde en la tabla central se representa a la Virgen, Santa Ana, San Juan y el Niño Jesús, y en sus guardas escenas de la Anunciación.

Dentro de la Plaza Mayor, se puede ver una curiosa gárgola de aspecto orientalizante que se instala en una fachada próxima al Ayuntamiento, así como un buen blasón esquinero.

Como curiosidad diremos que en muchas de las viviendas que conforman el perímetro urbano de esta plaza, sus muros posteriores los conforman o descansan sobre las paredes del barranco natural por el que discurría el río Queiles.