Una restauradora de Ágreda intentará rescatar el Ecce Homo

¿Volverá el Ecce Homo a ser lo que era?

Pues parece que la agredeña Mercedes Nuñez, junto a su socia Encarnación Ripollés, van a «salvar» la pintura mural más famosa del momento, el Ecce Homo, realizado por el artista Elías García Martínez en uno de los muros del santuario de Nuestra Señora de la Misericordia de Borja. Ambas examinaron allí la pintura mural del Ecce Homo y tomaron muestras de la pintura para elaborar un informe sobre su posible restauración

Tanto Núñez como Ripollés tienen una empresa de restauración que se denomina ‘Albarium’, cuya sede social se encuentra en Zaragoza.

Aunque su sociedad está afincada en Zaragoza, esta soriana sigue acudiendo con frecuencia a Ágreda. De hecho, explicó que procura ir cada dos fines de semana para estar con los familiares que tiene allí y también con sus amigos.

Diplomada en la Escuela Superior de Conservacion y Restauración de Bienes Culturales (Madrid), esta trabajadora atesora una dilatada trayectoria profesional. Empresaria desde 1997, en los últimos años viene realizaron trabajos para la recuperación de obras y otras piezas artísticas en lugares de Castilla y León, Aragón, la Comunidad Valenciana o Navarra.

En la provincia soriana, esta empresa afincada en la capital aragonesa ha realizado actuaciones en las localidades de Ágreda, Fuentestrún, Borobia, Cuevas de Ágreda o Santa María de Huerta

Las dos restauradoras han conversado telefónicamente con Cecilia Giménez, la anciana de 81 años que «destrozó» sin querer el eccehomo, para preguntarle el tipo de pintura y las herramientas utilizadas y ésta les ha confirmado que lo hizo «al óleo».

Las dos expertas han tomado muestras químicas de la pintura y han señalado que esperan tener concluido en los próximos días el informe sobre el estado de la pintura y las posibilidades de su recuperación.

«Hemos visto lo que teníamos que ver», han dicho ambas a los periodistas y han señalado que se han quedado «bastante contentas» con sus «primeras impresiones», pero han señalado que querían ser «prudentes» hasta conocer los resultados de los análisis químicos y el informe final sobre las posibilidades de la restauración.

La presencia de las dos restauradoras ha despertado una gran expectación entre los medios de comunicación que se han desplazado hasta el santuario de Borja, incluidos equipos de televisión extranjeros, como el de una cadena nipona.

Fuentes:
Diario de Soria
La Vanguardia