Palacio de los Castejón de Ágreda, pensado para albergar a Reyes y nobles

Puerta y balcón del Palacio de los Castejones en Ágreda
Puerta y balcón del Palacio de los Castejones en Ágreda

Para edificar este palacio herreriano de grandes proporciones, hubo que salvar el fuerte desnivel que provocaba un pequeño barranco natural, el cual separaba el barrio morisco del resto de la población.

El Palacio de los Castejones fue el último palacio que esta importante familia agredana construyó en la villa, llevándolo a cabo a finales del siglo XVI don Diego González de Castejón y Vinuesa, regidor de Soria y Ágreda, el cual deseaba edificar un palacio digno de albergar a reyes y nobles a su paso por la villa.

Su traza es sencilla, destacando su puerta herreriana adornada con balcón de frontón partido que porta el escudo de la familia y las torres gemelas rematadas por una galería de estilo aragonés.

En su interior, destaca el sobrio y elegante patio de dos alturas, sustentado por columnas monolíticas, donde para acceder a la galería alta, debemos de hacerlo por una cúpula de estilo florentino. Esta galería se abre sobre el patio con ventanales de antepecho almohadillado.

Hoy, este Palacio de los Castejones, acoge algunas dependencias y servicios municipales de la villa de Ágreda (biblioteca, escuela de música, centro cultural, sala de exposiciones, etc) así como el importante Archivo Histórico Municipal de la Tierra de Ágreda, donde se conservan con respeto y esmero un buen número de privilegios rodados, cartas reales, bulas papales, reales cédulas, cartas de tregua, libros de actas y el conocido y poco investigado Registro de Escribanos de la primera mitad del siglo XIV, cuyo detenido estudio e investigación aportaría interesantísimos datos sobre las instituciones y las formas de vida de aquella época.