Origen del Barrio Árabe de Ágreda

Origen del Barrio árabe de Ágreda

Ágreda, como la mayor parte de las poblaciones de España, vincula gran parte de su historia a la ocupación islámica de la península que comenzó en el año 711.  

Breve historia de Ágreda convertida al Islam 

Aunque así lo documenten algunos vestigios arqueológicos,  relacionando el castro o poblado fortificado de origen celtibero, que con posterioridad fue ocupado por romanos y godos, los orígenes de Ágreda como población quedan reflejados en testimonios del siglo XI, durante la época califal. 

“AREQRADS”, “AREQRATOKS”, “AGRETA” y “ACHRETA” son topónimos de Ágreda de origen Celta que figuran en algunos documentos medievales. 

Historiadores de la ciudad (Rabal, Hernández y Ortego y Frías) encumbran la fundación de la localidad de Ágreda a comienzos de la invasión musulmana en el siglo VIII. 

Dinastía de los Banu Qasi en Ágreda 

Se menciona en las crónicas árabes y en la Crónica de Alfonso III al conde Casio (comes Cassius en latín) que gobernó un amplio territorio fundamentado en el cuasi feudalismo visigodo imperante en aquella época.  

Aunque en los documentos musulmanes se le concede al conde Casio un origen godo existen voces que manifiestan que su linaje es de evidente raíz hispanorromana. 

Reconoció el conde la autoridad musulmana, se convirtió al Islam y cambio su nombre Casio por el árabe “Qasi”. De esta manera conservo sus posesiones y continúo señoreando sus tierras como kumis (conde en árabe) Qasi. Su vasallaje al Califato Omeya le obligó al peregrinaje a tierras Sirias, llegando a Damasco donde rindió obediencia al califa Al-Walid ibn Abd al-Malik o Al-Walid I. 

Sus descendientes fueron conocidos como “Banû Qasi” y a través de pactos y batallas entre el bando cristiano y musulmán fueron ampliando territorio afirmando su poder en tierras ubicadas entre las actuales Navarra, Aragón y Castilla y León.  

En aquellos años Ágreda, territorio musulmán, se defendería de las incursiones de los pequeños reinos cristianos del norte y a la vez atacarían con sus ejércitos las localidades próximas al río Duero. 

El clan muladí de Banu Qasi, también conocido como Beni Casi o Banu Musa, mantuvo sus posesiones, estatus social y religioso hasta entrado el siglo X. Época en la fueron derrotados por ejércitos cristianos y por la dinastía Banu Tuyib siendo su último representante dinástico Muhammad Abdala ben Muhammad ben Lubb 

Población de Ágreda en época del Islam 

A partir de la ocupación musulmana de la península fueron muchos los pobladores procedentes de países árabes que se asentaron en las nuevas tierras conquistadas. Una minoría de los árabes inmigrados eran “baladíes” y el resto bereberes procedentes de las tierras que conformaban el extinto reino de Mauretania.  Su actividad estuvo más dedicada al pastoreo que a la agricultura, aunque son famosos sus huertos árabes en bancales. A pesar del poder musulmán en Ágreda convivio el culto cristiano y el islámico 

La distribución urbanística de Ágreda se configuro aprovechando ambas laderas del río Queiles. Los barrios de población morisca, judía y cristiana se fueron adaptando al crecimiento de la población y son varios los vestigios arquitectónicos que dan detalle de la Edad Media y la Edad Moderna en la localidad.  

No es posible hablar de una distribución uniforme en la villa porque arquitectura y religión convivían pared con pared y de un modo u otro todo estaba entrelazado favoreciendo la convivencia de sus gentes. 

Sin temor a equivocarnos fue la invasión musulmana en el año 711 la que propicio que de algún modo en Ágreda se asentaran, a lo largo del tiempo, poblaciones de diferente arraigo y cultura. La profusión de costumbres y ritos, cristina, hebrea y árabe, junto con el talante de sus gentes favoreció sin duda la vida de sus habitantes durante los convulsos siglos de la reconquista. 

Reconquista de Ágreda 

Fue en 1119 cuando el rey de Aragón Alfonso I el Batallador, al mando de un ejército de aragoneses y cruzados venidos de Francia, reconquisto la ciudad de Ágreda tras participar en la toma de Zaragoza. 

Tras la conquista cristina se fueron asentando en Ágreda cruzados franceses, castellanos procedentes de las serranías de Soria (Yanguas, San Pedro Manrique y Magaña) y gentes cristianas de otros lugares reconquistados.  

No supuso la repoblación de las tierras agredeñas ningún problema. Convivieron en relativa armonía poblaciones cristianas, judías y moriscas conociéndose al municipio como la “Villa de las Tres Culturas”. 

Al final de la Edad Media aparecieron claramente definidos en la estructura urbana de Ágreda guetos que afectaron a islámicos y judíos debido a la creciente discriminación que se vivió en España durante aquella época (siglos XIV y XV). 

En Ágreda se mantuvo la presencia de árabes, convertidos al cristianismo, hasta la expulsión en la Corona de Castilla de los moriscos en 1610. Con anterioridad, en 1492 y ordenado por los Reyes Católicos, se había expulsado a los judíos de España. 

Historia, cultura, turismo y gastronomía en Ágreda 

La increíble Villa de las Tres Culturas se puede visitar desde puntos de vista muy diversos. Aproxímate a su historia.  

Conoce sus monumentos de origen árabe visitando la villa de Ágreda y el museo del centro de interpretación que se ubica junto a la muralla. 

  • Muralla árabe. 
  • Torreón de la Mota. 
  • Puerta Califal.
  • Puerta del Agua. 

Después de haber conocido la historia y recorrido el Barrio Moro de Ágreda será el momento de disfrutar de su acogedora hospitalidad y excelente gastronomía. La mejor cocina la encontrarás en Hostal Doña JuanaVen a conocer la cultura de Ágreda y llévate un buen sabor de boca.