Ágreda, ciudad de las tres culturas

El peso de nuestra villa en la historia

Nuestra localidad es conocida nacionalmente como la Villa de las tres culturas. Detrás de esta nomenclatura existe un gran recorrido por la historia de nuestro país en la que Ágreda es principal protagonista por su ubicación y acontecimientos históricos acaecidos en nuestra bella localidad.

Ágreda. La villa de las tres culturas

A la sombra del Moncayo reposa la villa de Ágreda que por su situación geográfica es frontera con  Aragón, Navarra y La Rioja lo que ha hecho de ella lo a lo largo de la historia un lugar de confluencia de culturas y personajes históricos.

A lo largo de la Edad Media, judíos, musulmanes y cristianos fueron capaces de convivir en aparente armonía en esta localidad soriana, de ahí que se la conozca cómo hemos mencionado con anterioridad como la villa de las tres culturas.

Más allá de este ejemplo de convivencia intercultural, Ágreda aparece reflejada en vestigios históricos fechados durante la época celtibera y posteriormente durante los años del imperio romano bajo la denominación de “Aregrada” como lugar de paso entre Caesaragusta, lo que actualmente es Zaragoza y Asturica Augusta, Astorga en nuestros día.

Aunque exista constancia de esta villa soriana  durante esa época, no será hasta la Alta Edad Media cuando Ágreda llegue a su esplendor como un importante bastión fortificado musulman.

No fue hasta 1118 cuando tras las batallas de Tudela y Tarazona llevadas a cabo por Alfonso el Batallador, la villa de las tres culturas cayese en manos cristianas. Una vez fallecido el monarca, Ágreda queda bajo el reinado de Alfonso VII quién dotaría de importancia a la villa dándola el título de cabeza de Comunidad de Villa y Tierra lo que conllevaría el otorgamiento de importantes fueros y privilegios, lo que haría que la densidad de población aumentase considerablemente.

Por su carácter fronterizo, esta villa ha sufrido multitud de litigios territoriales y también ha sido lugar de celebración de pactos y tratados entre las monarquías en conflicto. Durante los periodos de paz, queda reflejada una armonía en la convivencia entre diferentes religiones como son los judíos, cristianos y musulmanes.

Con el paso del tiempo, la villa de las tres culturas viviría un segundo periodo de esplendor bajo la mano de una familia poderosa de la época, los Castejón patente todavía en la arquitectura de Ágreda.

Si quieres profundizar en la historia de esta milenaria villa y disfrutar de los placeres tanto arquitectónicos como gastronómicos y la amabilidad de sus gentes, Hostal Doña Juana pone a tu disposición todas sus instalaciones para que te sientas como en casa y disfrutes de una experiencia que puede durar el tiempo que desees. ¡Llámanos y no dejes escapar la oportunidad!