5 lugares para disfrutar de la Historia de Ágreda

Pasea por las calles de nuestra villa y admira sus tesoros históricos

Con la llegada del buen tiempo y la presencia del astro rey durante más tiempo a nuestro lado tras el cambio horario, las ganas de disfrutar de los tesoros que encierra nuestra preciosa villa de Ágreda.

Ágreda

Ágreda es un municipio cuya historia se retrocede allá al año 1460, tiempo que le ha otorgado ir adquiriendo lugares y rincones con una gran carga de belleza e historia.

De entre todos ellos te recomendamos encaminar tus pasos hacia cinco lugares en los que disfrutar y admirar lo que el paso del tiempo ha ido depositando en la historia de Ágreda.

Allá por el año 1573, Felipe II mando construir una puerta de acceso al barrio moro para conmemorar la victoria de las tropas cristianas sobre los moriscos granadinos en la alpujarra y sui posterior confinamiento a territorios de la cuenca del río Queiles.

Mientras cruzamos la puerta, que en aquellos tiempos se cerraba durante las noches para separar los barrios, todavía podemos ver la inscripción con el año de construcción y el nombre del monarca.

Uno de los principales edificios de Ágreda, el Palacio Municipal, también esconde una carga histórica importante. Antes de la existencia del Palacio Municipal Ágreda, la localidad se gobernaba de manera muy democrática con la participación de un concejo de los  llamados “seises”  con representación de cada una de las seis parroquias de la localidad.

Durante la Edad Media, además de los cuatro recintos amurallados existentes en Ágreda, existió en lo que hoy conocemos como la Plaza Mayor el barranco de la Lobera, que se cubrió en 1531 dando forma a la plaza.

Un lugar para reyes y nobles en Ágreda

Otro de los paseos por nuestra querida villa que puede devolvernos al pasado es el que nos acerca al Palacio de los Castejones, edificio construido por Don Diego González de Castejón en el siglo XVI para cumplir la voluntad de su padre de construir un palacio digno de reyes y  nobles en el que pudiesen hospedarse durante su paso por Ágreda.

Este edificio es uno de los pocos palacios con jardines construidos en el siglo XVI en Castilla y León.

Uno de los edificios más emblemáticos de nuestra villa y que se merece un paseo dedicado a contemplar su belleza es Nuestra Señora de los Milagros.

Este santuario mariano fue constituido en parroquia en 1856 y representa los únicos vestigios materiales de la presencia de los Agustinos en la localidad desde 1557 hasta su exclusión en 1835. Fueron estos monjes los que a mediados del siglo XVI promovieron la construcción de un templo en origen dedicado a San Agustín.

Tras muchas vicisitudes la finalización de las obras tuvo lugar en 1624. Una característica llamativa que hay en el interior es la figura pétrea del zapatero Juan Medrano, falso converso que fue castigado por la Virgen de los Milagros al ser sorprendido trabajando el día del Corpus.

Por último, no podríamos olvidarnos de pasear cerca de la Fuente árabe, orientada hacia la Meca es un vestigio de los métodos de regadío utilizado por los árabes. En ella se pueden observar importantes lienzos de muralla de la época emiral.

Si después de recorrer estos magníficos paisajes y monumentos de Ágreda quieres explorar su cultura gastronómica, no puedes dejar de visitarnos. En Hostal Doña Juana te ofreceremos la opción de saborear los mejores ingredientes de la comarca. ¡Llámanos!