Huertas en bancales, el legado árabe en Ágreda

Huertos árabes, Canteros de Cardo Rojo

Los agricultores árabes conocían las mejores formas de sacarle partido a la tierra. Cultivaban sus productos en huertas trazadas de una manera muy peculiar. El diseño del terreno era estudiado para aprovechar mejor la tierra, el agua y el sol. Con las huertas en bancales se puede recolectar frutos en más cantidad y de mejor calidad.

huertas_Ágreda

Hoy en día aún se conserva las huertas en bancales de Ágreda, herencia de los moriscos y su gran conocimiento de agricultura. Los cuales se vieron obligados a formar terrazas para aprovechar mejor el terreno escarpado, pero cultivable, que presentaba Ágreda.

En la actualidad, podemos admirar las huertas en bancales, o como los actuales agredeños las conocen: “los canteros”, desde el Mirador Juan de Dios de Ágreda.

También podemos acercarnos y acceder a ellas a través de la bonita puerta emiral, El Arco Califal con forma herradura, también legado de los árabes y su paso por tierras agredeñas.

¿Qué función cumplen esas huertas en bancales?

  • Aumentan el aprovechamiento de las aguas de la Fuente Somera y las del río Queiles.
  • Minimizan la erosión del terreno.
  • Conservan mucho mejor la humedad del suelo.
  • Facilitan las labores de cultivo a los hortelanos.
  • Promueven el uso intensivo de la tierra.
  • Aumentan los rendimientos de los cultivos.

Las huertas de Ágreda desde épocas moras siguen dando su mejor cosecha de Cardo Rojo. Una verdura, autóctona de Ágreda y su zona, con multitud de propiedades nutricionales y muy apreciada por los consumidores.

Hoy en día, el Cardo Rojo de Ágreda es una de las hortalizas más afamadas de Soria y alrededores. Toda su exquisitez se debe a que crece abrigada por la tierra, que lo protege del frío gélido del cercano Moncayo. Están regados por aguas con propiedades que ya elogiaban los romanos.

El color y sabor especial de este único Cardo Rojo es resultado de un compendio de los principales elementos: el agua, tierra, frío y el duro trabajo de hortelanos.

Si vienes por Ágreda en estos días de otoño, podrás observar las huertas en bancales árabes, todas repletas de las matas de Cardo Rojo, ya crecido y que a primeros de noviembre empezarán a ser enterrados en los canteros para que ser recolectados en Diciembre.

El Cardo Rojo no puede faltar en la mesa, como plato principal, en los días de Navidad. Lo podamos degustar en mil y una recetas. Si quieres saber más sobre él participa en las Jornadas gastronómicas de Cardo Rojo de Ágreda que todos los años se celebran en la localidad.

No olvides tomarte un merecido descanso, después de recorrer las calles y callejuela de la Villa, para descubrir por qué se la conoce como Villa de las Tres culturas.  O si lo prefieres, estamos en unos días donde el otoño ha coloreado nuestros parajes sorianos, da un paseo por los alrededores de Ágreda.

Tampoco te puedes ir sin saborear los platos típicos de nuestra zona en el restaurante con más tradición e historia de la bella y singular Villa de Ágreda.

Esta entrada fue publicada en Ágreda. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.